No sabía si terminar el título de este post con signo de admiración (reforzando el mensaje) o pregunta (indagando la verdad): que mejor que reforzar la indagación!

Hay infinidad de recursos, documentos, libros e incluso vídeos que exponen con detalle y precisión el tema de la escucha… De la escucha activa…

Siempre lo sitúan como “clave para comunicarse con los demás”.  Obviamente: puesto que la comunicación, como bien sabéis “es la acción consciente de intercambiar información entre dos o más participantes con el fin de transmitir o recibir información u opiniones distintas”.

Saber escuchar bien”  es algo en lo que todos tenemos recorrido de mejora. Seguro que sí. Pero las deficiencias quizás más graves (por el impacto que trasladan a los demás) son comunes y características de los “líderes”.

Y es que creedme, en general, un ‘buen’ líder “no sabe escuchar”. Que no os embauquen si os cuentan lo contrario porque una cosa es lo deseable y otra la realidad. Seguramente alguno de estos líderes, después de oír esto ya no seguirá leyendo, lo cual en definitiva… refuerza mis conclusiones.

¿Por qué un líder no sabe escuchar?

Suelen atribuir, a menudo inconscientemente, sus limitaciones en la recepción de “sonidos ajenos” a: 1) Su posición y responsabilidad, 2) las necesidades del momento, 3) la continua presión a la que están sujetos o incluso 4) la dependencia que tienen en un líder superior (el jefe del jefe) que directamente “sólo tiene la parte externa del oído para aguantar la mascarilla”.

Pero vamos a profundizar! Y para ello, lo haremos a través de una conversación, real, recogida en el proceso previo a un “coaching” para un directivo. Efectivamente, es un caso aislado, aunque sus respuestas, por lo que me cuentan expertos en la materia, no difieren demasiado de lo que les ocurre a la mayoría de líderes (con problemas de escucha).

En la conversación se fue indagando en los principales errores que se pueden producir cuando se escucha a otra persona:

Distraerse de la conversación
Respuesta: Puede. Sí. No siempre. Lo que ocurre que el día a día tiene cosas apremiantes y algunas te vienen a la cabeza y por no perderlas tienes que anotarlas al instante. Además hay llamadas que no puedes dejar pasar por lo que eso implica que cuando suena el móvil hay que mirar. Y por supuesto coger si se trata del “jefe”. Los que están conmigo en mi equipo lo saben y no les importa. Son cosas que van con el cargo.

Interrumpir al que habla
Respuesta: En las conversaciones hay que ser eficiente. Una interrupción a tiempo evita irnos por las ramas. Claro que hay que evitarlas pero cuando tienes las cosas claras y ves que te la vas a pegar: lo paras. La mayoría de veces te lo agradecen por que también les ahorras tiempo a ellos. E incluso evitas en otras ocasiones que hagan el ridículo.

Juzgarlo y querer imponer tus ideas
Respuesta: Bueno, es parte de mi trabajo ser un poco juez de las personas que tengo a cargo ¿No? Hay momentos para escuchar y momentos para actuar. Las personas tienen que saber estar en cada momento. Cuando toca soy implacable imponiendo mis ideas, siempre acorde al contexto, a los objetivos que tenemos. En los momentos de actuar, escuchar es difícil por que nos desvía de la cuestión. ¿Lo entiendes no?

Ofrecer ayuda prematura y con falta de información
Respuesta: Soy rápido. Qué quieres que te diga. A veces no me hace falta mucha información para concluir. Muy pocas veces me equivoco. Y cuando lo hago, lo asumo. Ciertamente he tenido algunos deslices pero siempre se subsanan bien y todo el mundo lo agradece. ¿Que a veces me falta información? No, no, lo que pasa a menudo es que hay demasiada información por todas partes.

Rechazar y no validar lo que el otro esté sintiendo
Respuesta: Es que muchas veces no queda otra. Hablo de cuando claramente se están equivocando en lo que dicen. Y no es que no me preocupe: claro que me duele hacerlo. Pero es mejor rechazar sin dar muchas explicaciones para no preocupar a los demás. Luego si alguien quiere indagar, ya vendrá: eso pasa casi siempre.

Descalificar al dar tu opinión
Respuesta: Eso solo cuando alguien se pone muy terco. Tengo bastante autocontrol pero mi equipo ya conoce que hay zonas donde no se puede pisar. Por que no podemos y punto. Hay que entenderlo. Y cuando alguien lo hace, ahí reconozco que no funciono de la mejor manera. Pero ya te digo, son casos aislados.

Contar tu propia historia en vez de escuchar la suya
Respuesta: Me ocurre. Sí. (Risas autocompasivas). Es que me vengo arriba, empiezo, sigo, no paro, no puedo parar… Y acabo monopolizando la conversación. Además como veo que los otros me están escuchando… Pues me retroalimento… Pero siempre lo remedio con un “¿te he pisado en lo que ibas a contar? Ves, si al final coincidimos en todo. Y se van tranquilos…

Es sólo un ejemplo. Claro que sí. Alejado de la realidad. Que duda cabe. Nosotros no hacemos nada de eso. Ni por asomo. Este chico tiene mucho que trabajar! Por supuesto!

¿Totalmente segur@s? ¿Nada, nada, nada, pero nada? Lo peor de la escucha activa está en nosotros: Cuando intentamos escuchar en nuestro interior y no nos oímos! 

Quizás aquí tenemos algunas claves… Si eres líder, y no escuchas, quizás pensando en cómo actuar para no cometer los principales errores sirva para corregir y mejorar (como mínimo postergar tu posición). Para los que no lo seáis y tampoco sepáis escuchar: ufff, tenéis un reto por delante…

Y la clave: pensad en situaciones críticas. Nuestro comportamiento en estas situaciones se suele polarizar hacía el lado más «descontrolado»… 

En fin… por si queréis profundizar, en algunas de las “tergiversadas ideas” de este post, en algún momento se inspiraron en https://psicologiaymente.com/social/escucha-activa-oir

¿Nos sigues?

Únete a Nosotros, y disfruta de nuestros relatos...

Sólo Recibirás información una vez al mes, con las nuevas publicaciones, podrás solicitar convertirte en miembro Premium y ser Autor de pleno derecho.

¡Prometemos que nunca enviamos spam! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más información.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>