Escribir…

Me apetece escribir. Pero no tengo nada que decir. Que fluyan las palabras en el teclado, que se dibujen en la pantalla, que queden en un texto para la posteridad.

Quizás no tenga nada que decir por que sólo con querer, sea lo que fuere, se torna imposible. Y si no digo: no quiero; y si no quiero: no digo. Y menos escribo. Y así quizás algo se transforme en realidad.

A veces la vida te presenta escenarios de pastilla roja o azul. La azul te hará decir aquello que menos te compromete, aunque no lo creas. La roja te hará liberar de la presión y te conducirá a lo que piensas de verdad, estando a la altura de ti mismo.

Roja

Valentía

Integridad

 

Azul

Miedo

Infelicidad

 

…Para Olvidar

y he mirado la luz, pero era un rayo, cruzando justo al lado de su cara, y después ya no he podido olvidar. Tampoco he querido hacerlo, creo que no se…

Diablos, me miento a mi mismo por que si me aparecen cosas en la mente que me gustaría decir…

Escribir para olvidar es un error de concepto por que lo que escribes, si perdura, te recordará que querías olvidar, por el mero hecho de… estar escrito… Así que: no funciona!

Es efímero el momento en el que, cuando estás corriendo por la montaña, los pensamientos flotan en tu mente y una amable paz te rodea y te sientes en resonancia contigo mismo.

Es efímero un café a media tarde cuando entusiasmado te das cuenta que no has dejado de hablar!!

Y aun así unas inmensas ganas de llorar y un vació incipiente se apodera de ti. Quizás por que ya estás muy nervioso para poder tomar una taza más…

¿Es posible arrepentirse de querer ser feliz, ni siquiera un momento, por que ello hace que otro no lo sea o le complique la vida? Lo es. Y sin darme cuenta de mi ímpetu me resuenan esas palabras en mi mente…. «Parado viendo pasar la vida…, la vida me dirá que se pasó tu única oportunidad… y tú seguías parado, por miedo a perder, cuando lo único que se puede perder de verdad es la vida…»

Suena una canción con la que aprendí a ser mayor. Y aun me apetece más llorar. Aunque no tenga por que… Esa sensación con los ojos vidriosos, empañados, cuando las lágrimas no se atreven a asomar,…, es una sensación triste pero a la vez liberadora, te acompaña y acarona como compadeciéndose pero a la vez tranquilizándote….

Cuando te da miedo ser feliz es porque te perdiste el final de la canción y sólo tienes un destino para ti: ser un looser. Imagina en tu mundo la tristeza y reconfórtate dibujando una realidad que no es pura. Es tu vida y tú escoges … 

Me falta valentía para mirar esa luz, fijamente, y aprender a escribir para olvidar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>