Cuando ves a alguien a punto de morir, en su lecho de dolor, debes pensar que en unos años tú ocuparás su lugar. Así que, no te olvides de vivir. 

Si lo haces, nadie te devolverá el tiempo perdido.

Y ni tan solo podrás llorar para lamentarlo.

Como decían algunos…

De tanto correr por ganar tiempo al tiempo
Queriendo robarle a mis noches el sueño
De tanto fracasos, de tantos intentos
Por querer descubrir cada día algo nuevo.
De tanto jugar con mis sentimientos
Viviendo de aplausos envueltos en sueños
De tanto gritar mis canciones al viento
Ya no soy como ayer, ya no sé lo que siento…

Me olvidé de vivir…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>