¿Por qué no inventamos la grabadora de sueños?

.¿No os ha pasado nunca que después de un sueño intenso os habéis despertado diciendo «la ostia puta que pasada Diossssss?  Es decir, que no acabáis de recordar bien bien los detalles pero sí los más relevantes, a modo de incluso tener una idea clara del «storytelling» y, sobretodo, de la brutal sensación de hiper-felicidad que os ha quedado…. No son muy frecuentes, la verdad, pero cuando llegan, llegan!!!!

Pues gracias sueños, en serio!!!!

 Y digo yo, ¿Esto no se podría grabar? Me lo repetiría cada vez que entrara en mi bucle negativo o cuando, viendo realidad, volviera a suspirar el típico «joder que mierda que soy». Y es que además, esta ha sido un ejemplo de libro de semana vital: el yang: mil problemillas a resolver; el ying: pero por otro lado con una buen final que te hace olvidar todo; el yang: y un pequeño epígrafe en el que no has sabido estar a la altura; el ying: un sueño brutal; y finalmente el yang: un ahora con un día lluvioso y triste que te recuerda como estás….. 

En cualquier caso, gracias vida, gracias sueños, mañana lo habré olvidado, seguro, pero esta  noche ha sido brutal!!!

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>